×

Bibliografía relacionada con el valle

Libros de autores locales y contextos relacionados con el valle

Arte en el Valle de Améscoa. Tomo 2 Larraona, Iglesia de San Cristobal

Resumen

El libro que el lector tiene en sus manos es una breve monografía, desde el punto de vista artístico, de la iglesia de San Cristóbal de Larraona, pequeña localidad ubicada en el valle de Améscoa Alta (Navarra). La iglesia incorpora en sus muros, como elementos constructivos reaprovechados, fragmentos de lápidas funerarias romanas, y se adosan al pie de su cabecera estelas discoideas cristianas procedentes de diversos lugares de la localidad. Dispone de una soberbia portada románica sur, de estilo popular, con relieves escultóricos figurados y estatuas-columna. Luce bóvedas de crucería tardo-gótica de bellas nervaduras de piedra y claves circulares, una escalera de caracol de perfección admirable, inserta en una torre pentagonal, como acceso al coro alto, al extradós de la nave y al cuerpo superior de la torre-campanario. Conserva dos hermosas pilas barrocas aveneradas de bella labra de piedra. Tiene una sacristía dieciochesca con cúpula sobre pechinas, fuente mural pétrea esculpida a modo de retablo y dos archivos encastrados en su pared. Exhibe un espléndido retablo mayor rococó dedicado al titular San Cristóbal de mediados del siglo XVIII, financiado con recursos procedentes del antiguo Virreinato del Perú, y cuatro retablos neoclásicos en sus dos capillas laterales. Conserva elementos de orfebrería de interés como un copón-ostensorio de principios del siglo XVII y un relicario de San Sebastián y San Roque. Muestra, orgullosa, una torre-campanario recia y altiva que define el perfil arquitectónico-urbanístico de Larraona; una de las campanas que cobija exhibe epigrafía gótica. Dos circunstancias históricas explican principalmente el aspecto de iglesia-fortaleza que presenta; la existencia de frontera en Larraona entre los Reinos de Castilla y Navarra desde finales del siglo XII hasta principios del siglo XVI, y las luchas fratricidas, tras la muerte de la reina Blanca de Navarra en 1441, entre los bandos agramontés y beaumontés, circunstancias ambas en cierta forma vinculadas y con consecuencias bélicas que impulsarán el reforzamiento de la iglesia de Larraona como fortaleza. La fe recia y honda de nuestros antepasados y la necesidad de defensa forjó semejante maravilla. Oración y lucha en curiosa simbiosis en épocas difíciles.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información